miércoles, 2 de octubre de 2019

La realidad



Aunque parezca mentira, tengo que insistir que hay tal cosa como la “realidad”, que hay cosas que existen fuera de nuestros pensamientos, imaginación, o estados mentales. Sí, el árbol que se cae en el bosque hace ruido, aunque no haya ser creado que lo oiga, porque Dios lo “oye”.

La primera causa y raíz in-causada de la realidad es Dios mismo. Es más, sólo Dios es “realidad” y el universo causado por Él existe fuera de Él y es “real” en la manera que Dios lo “mira” y “escucha”.

Las palabras “mirar” y “escuchar” nos introducen a un vocabulario antropomórfico en nuestra habla de Dios. Dicen verdades, pero no las agotan porque en cuanto estas aplican al ser íntimo de Dios, estas palabras “explotan” en direcciones infinitas y eternas.

Dios “percibe” las cosas porque está presente en ellas, hasta en la imaginación de quienes las inventa si estas no existen si no solas en la imaginación de un inventor o artista. Dios no necesita ni de microscopios ni telescopios para ver las cosas grandes o chicas. Él las “percibe” porque Él está ahí, con ellas.