domingo, 29 de septiembre de 2019

Nuevo Comienzo

En el Nombre del Padre, del Hijo, y del Espíritu Santo, Amén. Después de cuatro años de abstinencia, empiezo de nuevo a bloguear. 

Digo, a bloguear en serio, ya que he escrito alguna que otra cosa en mi página en Facebook. Es que no es lo mismo, no se siente igual.

Esta vez lo voy a hacer má simple, más sencillo. Lo haré solamente en español, lo que llaman castellano en España y español en el resto del orbe. 

Los temas serán los mismos que tenía en mi viejo blog, Vivificat, o sea, que de todo un poco y desde el punto de vista de un católico con aspiraciones literarias y ansias místicas; un hombre con un sentido del humor algo cortante y mordaz, que se ríe de las contradicciones, empezando con las de él mismo.

Y lo haré sin intención de usar mucho tiempo y abusar del tuyo, amigo lector. Me comprometo a no pasar de 300 palabras en cada epígrafe. Si lo que tengo que decir no lo puedo decir en menos de 300 palabras, o no vale la pena decirlo, o el resto lo diré después.

Le pido a Dios que te bendiga y que vengas conmigo a este nuevo comienzo.

Adelante, siempre adelante, con Dios y la Virgen. Y una copita de vino también…